Print
10
Feb

Yitro (Español)

Written by Julie Parker. Posted in 2011-2012.

Exodo 18:1-20:23 (26)
Isaías 6:1 al 13
Mateo 5:1-48
Hechos 6:1-7
Hebreos 12:18-29
1 de Pedro 2: 9-10

Exodo 18:1-12 – Jetro

Esta parasha comienza mencionando a Jetro, suegro de Moisés, quién tuvo el cuidado de la familia de Moisés y las mantuvo a salvo mientras el sacaba a los Israelitas fuera de Egipto. La Escritura enfatiza 12 veces en este mismo capítulo que Jetro era suegro de Moisés (Exodo 18). Podría ser que en la repetición YHVH quiera que entendamos lo que significa ‘parentesco político’ (suegro), queriendo decir, que Jetro estaba en el ‘Pacto’, y que había puesto su fe en el Dios de Abraham, Isaac y Jacob, dando a entender que siguió y obedeció los mandamientos de YHVH. Este hecho debe haber sido una enorme transformación para el antiguo sacerdote madianita.

Jetro salió al desierto a encontrarse con Moisés en Refidím donde acampaban los Israelitas. Este lugar se encontraba a un día de camino del Monte de YHVH. Apenas ellos se vieron se abrazaron el uno al otro y entraron en la tienda. ‘Entrar’ o ‘morar’ en la tienda’ es una referencia a estar en o estudiar la Torah y encontrarse con la presencia de Yahweh. Mientras se encontraba en la ‘tienda’ Moisés le compartió a su suegro cómo YHVH había libertado milagrosamente a Israel, y los había defendido del Faraón y su ejército. Jetro se deleitó con todo ello. El hecho de poder escuchar estas noticias fue una confirmación para Jetro de creer en YHVH, y declaró: “Ahora conozco que YHVH es grande y más que todos los dioses”. Y luego, “tomó Jetro, holocaustos y sacrificios para YHVH. Como recibió Jetro el entendimiento y la visión de hacer esto, a menos que hubiera estudiado la Torah? Luego de sacrificar por sus pecados pasados, vinieron Aarón y los ancianos y partieron el pan con Jetro en presencia de YHVH, sellando y confirmando por cierto que Jetro había entrado en una relación de Pacto con YHVH.

Exodo 18:13-27 El consejo del Padre ‘Político’

Pareciera como si Jetro y Moisés hubieran celebrado juntos el Shabbat, luego, la siguiente Escritura empieza con Moisés de regreso a sus tareas.

Aconteció que al día siguiente se sentó Moisés a juzgar al pueblo (Exodo 18:13).

Cuando Jetro observó a Moisés, le preguntó “¿Porqué te sientas tú solo a juzgar?. Moisés respondió, “Porque el pueblo viene a mí para consultar a Dios”. Aquí se nos da una herramienta importante, en especial para aquellos que enseñan la Palabra de YHVH. Moisés no estaba enseñando al pueblo a buscar a Yahweh por sí mismos, sino lo que estaba haciendo era que la gente dependiera de élen todo. Esto debilitaría a Moisés física y emocionalmente como líder, e impediría levantar un ejército poderoso para Yahweh. El pueblo necesitaba ser enseñadocomo ser dirigido y cómo apoyarse totalmente en YHVHen cuanto a sus propias necesidades.

Jetro había recibido sabiduría y visión de parte del Ruach Ha-Chodesh/Espíritu Santo para guiar al pueblo de Yahweh. El comenzó a enseñar a Moisés cómo administrar un buen liderazgo sobre una escala más amplia, permitiéndole a Moisés la libertad que el necesitaba. Esto le facilitaría igualmente la manera de educar al pueblo de Yahweh, de como caminar en los principios de vida para ellos y aprender a discernir entre lo santo y lo profano, lo limpio y lo inmundo, y cumplir sus Shabbats /días festivos.

Jetro también le compartió a Moisés que levantara hombres con un corazón que buscaran a Yahweh, hombres que temieran a Yahweh, varones confiables, íntegros, que aborrecieran las ganancias deshonestas, para que pudieran actuar como jueces con el pueblo en todo tiempo. Esto le permitiría enfocarse a Moisés en los asuntos más difíciles.

Este orden de enseñanza al pueblo disminuiría la carga de ‘gobierno’ y haría un liderazgo más efectivo (Ezequiel 44:23-24). El pueblo no dependería tanto de Moisés y podría ser mejor equipado para gobernarse a sí mismos a través de una responsabilidad personal.

Si esto hicieres, y Dios te lo mandare, tú podrás sostenerte”. Después que Jetro le ayudó a Moisés a poner orden en el campamento regresó a su tierra (Exodo 18:20-21, Hechos 6:1-7, 1 de Timoteo 3:1-14).

Y no tendrán que enseñar más cada uno a su prójimo y cada cual a su hermano, diciendo: "Conoce a YHVH", porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande—declara YHVH, pues perdonaré su maldad, y no recordaré más su pecado (Jeremías 31:34).

Y ninguno de ellos enseñará a su conciudadano, ni ninguno a su hermano, diciendo: conoce a YHVH porque todos me conocerán, desde el menor hasta el mayor de ellos (Hebreos 8:11).

Exodo 19 El Monte Sinaí

En el mes tercero de la salida de Egipto, en el día quince, llegaron al Desierto del Sinaí.” Llegar al Monte Sinaí era el cumplimiento de la Palabra de YHVH dada a Moisés. “Y El dijo: Ciertamente yo estaré contigo, y la señal para ti de que Soy Yo el que te ha enviado será ésta: cuando hayas sacado al pueblo de Egipto adoraréis a YHVH en este monte” (Exodo 3:12; 12:17).

Cuando ellos llegaron al monte, Moisés subió para ver a YHVH. Este era el mismo lugar donde el había visto a YHVH en la zarza ardiente (Exodo 3:1-2).

Vosotros habéis visto lo que he hecho a los egipcios, y cómo os he tomado sobre alas de águilas y os he traído a mí. Ahora pues, SI en verdad escucháis Mi voz y guardáis MI PACTO, seréis Mi especial tesoro entre todos los pueblos, porque mía es toda la tierra; y vosotros seréis para Mí un reino de sacerdotes y una nación santa. Estas son las palabras que dirás a los hijos de Israel (Exodo 19:4-6).

1 de Pedro 2:9 Háblales estas palabras a los Israelitas

Después de la muerte y resurrección de Yeshua el Mesías, Pedro citó a las ‘Doce Tribus’ de Israel en Hechos 3:11-26, y más tarde en las dos cartas de 1 y 2 de Pedro. El había obedecido cuidadosamente el Mandamiento que Yahweh había dado en Exodo 19:5-6, de: ‘habla estas palabras (dadas en el Monte Sinaí) a los Israelitas’.Un remanente de las ‘Doce Tribus’ que habían venido a Jerusalén para la Fiesta de Pentecostés/Shavuot. Pedro les hizo saber su heredad, y que ellos eran los descendientes de los Israelitas que estuvieron parados con Moisés en el Monte Sinaí. Pedro les mostró su identidad como pueblo de Israel, y debido a la desobediencia de sus antepasados al ‘Mensaje/Evangelio’ dado en el Monte Sinaí, las ‘Doce Tribus’ se habían convertido en un pueblo esparcido entre las naciones de la tierra. Cuando escucharon a Pedro, los israelitas experimentaron un cambio de corazón y retornaron al Dios de Abraham, Isaac y Jacob. Ellos estuvieron listos para obedecer el ‘Mensaje Original’, su Pacto de Matrimonio dado en el Monte Sinaí. Con la exhortación de Pedro, las ‘Ovejas perdidas de la Casa de Israel’ estuvieron listas para abrazar al Dador del Pacto, a Yeshua, el Mesías con todo su corazón. Yeshua era ‘El Mensaje (Las Buenas Nuevas)’, y el cumplimiento de la Torah. La Torah señalaba a Yeshua. El es la ‘finalidad’ de la Torah, no el fin de la Torah. (Romanos 10:4). Pedro les informó que Dios había elegido extranjeros que pudieran ser restaurados caminando un estilo de vida redimido, cuando más tarde escribió, “Pero vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido para posesión de Dios , a fin de que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable” (1 de Pedro 2:9).

Vosotros visteis lo que hice a los egipcios, y cómo os tomé sobre alas de águilas, y os he traído a mí. Ahora, pues, si diereis oído a Mi voz, y guardareis Mi Pacto, (entonces) vosotros seréis Mi especial tesoro sobre todos los pueblos; porque mía es toda la tierra. Y vosotros me seréis un reino de sacerdotes, y gente santa. Estas son las palabras que dirás a los hijos de Israel Entonces vino Moisés, y llamó a los ancianos del pueblo, y expuso en presencia de ellos todas estas palabras que YHVH le había mandado. Y todo el pueblo respondió a una, y dijeron: Todo lo que YHVH ha dicho, haremos. Y Moisés refirió a YHVH las palabras del pueblo (Exodo 19:4-8).

Cuando Moisés regresó a ver al pueblo reunió a los ancianos y se sentó delante de ellos y les relató las palabras que YHVH le había hablado. La gente respondió al unísono Todo lo que YHVH ha dicho, haremos”. Obedeceremos totalmente y guardaremos Su Pacto. Estas mismas palabras habladas claramente fueron una respuesta a un compromiso matrimonial en un Pacto entre el Pueblo de Dios y Su Hacedor. Como creyentes se nos ha dado un documento de matrimonio llamado en el hebreo ketubah.Este actúa como un documento legal, como un acuerdo de Pacto dado por YHVH a Su Novia.

TU eres un Real Sacerdocio y una Nación Santa

En el tiempo que los Israelitas salieron de Egipto comenzó la consagración del Real Sacerdocio. El período de ‘siete días’ después de la Pascua, llamado ‘Panes sin Levadura’ era una referencia a un tiempo de consagración /santidad para el pueblo. Ellos habían salido de Egipto, un lugar inmundo (reino de la muerte) y se estaban ‘apartando/separando’ para poder adorar a YHVH y retornar a la Tierra Prometida de Abraham, Isaac y Jacob. Los Israelitas tuvieron un cambio de estatus cuando cruzaron el Mar Rojo, dejando el reino de la muerte detrás de ellos. Había empezado la etapa de Redención con el tiempo de comer siete días ‘panes sin levadura’, el cual se celebra hasta el día de hoy con la ‘Fiesta de los Panes sin Levadura’ (Levíticos 23).

Ellos habían sido liberados físicamente de Egipto, y estaban ahora aprendiendo a ser restaurados, y necesitaban ser separados de toda contaminación que quedaba, o de una mentalidad esclava que los había atado física, mental, emocional y espiritualmente. La etapa de la redención transformó sus corazones. Esto se llama circuncisión o redención del alma. Sus cuerpos se hallaban físicamente fuera de Egipto, pero ahora sus almas y sus mentes necesitaban restauración. Cuatrocientos años fuera de casa (fuera de la tierra de Israel) había sido un tiempo muy largo. Las impurezas e iniquidades heredadas de sus padres y antepasados, juntamente con el abuso que habían sufrido como esclavos por largo tiempo en Egipto, debió haber afectado sus vidas. Era imperativo que todos se limpiaran de todo ello.

‘La Fiesta de la cuenta del Omer’ fue la siguiente fase de ‘purificación’, un período de siete semanas o cincuenta días. Esta es otra fiesta que se festeja aún el día de hoy. Esta Fiesta es una preparación profética para la Nación de Israel la cual se enfoca especialmente en que el Pueblo no es solamente un Sacerdocio Real sino una Nación Santa, apartada para YHVH (Exodo 19:5-6, 1 Pedro 2:9).

  1. La Pascua fue el ‘llamado de la Novia’ (el Sacerdocio de Yeshua).
  2. La ‘Fiesta de Siete días de los Panes sin Levadura’ fue un tiempo de consagración para el Sacerdocio Real; y
  3. La ‘Cuenta del Omer/Gomer’ la ‘Fiesta de Siete semanas’ fue el tiempo de consagración para laNación Santa de Israel (Lev.23, Exodo 19:5-6, 1 de Pedro 2:9).

El ‘gomer’ era una medida (más o menos dos cuartos) en el caso de los panes sin levadura, llamado maná. Esto fue lo que YHVH les proveyó a los Israelitas cada mañana como un rocío durante todos los días que anduvieron en el desierto. Durante la ‘Fiesta del Omer/Gomer’, ellos contaban un omer de maná diario durante cincuenta días o siete semanas. Fue también un tiempo para que los Israelitas examinaran sus caminos y corazones, de modo que al tiempo de llegar al Monte de Dios pudieran entrar en un compromiso matrimonial, siendo la primera etapa de la boda, preparándose así para encontrarse con EL en alma, cuerpo y espíritu. YHVH escogió a los Hijos de Israel, las Doce Tribus, para entrar en una relación de Pacto con El para ser Su Novia. El le había prometido esto a Abraham y a sus descendientes después de él. Los Israelitas eran los hijos de Abraham que salieron de Egipto para adorarle y ahora estaban siendo preparados para entrar en la siguiente fase de su redención, llamado ‘compromiso matrimonial’.

Las tres etapas de un matrimonio bíblico son: compromiso matrimonial, boda y celebración. Todas las Fiestas/Moadim de YHVH siguen este patrón. Las fiestas en las cuales entramos cada año son llamadas ‘ensayos’ para la Novia para el día de su Boda. La Pascua es la elección de la novia. Shavuot/Pentecostés es el compromiso de la novia. Y Yom Kippur es el día de la boda junto a la Fiesta de los Tabernáculos que es la celebración de la boda llamada la Cena de las Bodas del Cordero.

Todas las Fiestas de Dios señalan a la Novia su identidad en Israel. Ellas le muestran cómo caminar en los caminos del reino de YHVH.

¿Porqué es tan importante celebrar las Fiestas de YHVH? Ellas son como símbolos y señales para la Novia. Igual que un mapa de ruta, ellas señalan el camino para el día de la boda. La ‘Cuenta del Omer’ de cincuenta días llevará a la Novia a la ‘Fiesta de Shavuot’, la cual resume recibir el Pacto de la Novia de parte de Su Novio (Yeshua), es decir la etapa de compromiso matrimonial. En esta etapa la Novia se convierte en legalmente casada, pero no vive con su esposo hasta el día de la boda. Al preparar estas Fiestas, a las que llamamos Tiempos Señalados/Moadim, la Novia no dejará su compromiso matrimonial y estará bien en su camino a la preparación de la boda (Mateo 25:1-13, 22:1-14; Lucas 14:15-24).

La importancia del Monte Sinaí en el Libro de Exodo es que representa la etapa del compromiso matrimonial de la boda. Todos aquellos que estén en Y’shua están siendo guiados por el Ruach Ha-Chodesh/ Espíritu Santo a venir y participar de La Pascua, de la Fiesta de los Panes sin Levadura y de Shavuot/Pentecostés cada año, tiempos señalados llamados ‘ensayos’, que llevan al Novia a Su Novio. YHVH nos pide hacer un ‘ensayo’ en esos días, de modo que nunca nos olvidemos de nuestros votos, sino que continuemos preparándonos para Su retorno. Los votos hablados en el compromiso matrimonial fueron guardados para nosotros como un recordatorio. Nuestras Biblias, específicamente los ‘cinco libros de Moisés’: Génesis, Éxodo, Levíticos, Números y Deuteronomio, son nuestro Ketubah. Sin la comprensión del Pacto de Matrimonio (Ketubah), ¿cómo una novia puede guardar los votos y prepararse para encontrarse con su novio? Como creyentes y como parte de Israel necesitamos que nuestro caminar sea el mismo y esté acorde con aquello que confesamos y que podamos celebrar las Fiestas en los tiempos señalados /Moadim.

Exodo 19:10-11 Consagración

YHVH dijo también a Moisés: Ve al pueblo y conságralos hoy y mañana, y que laven sus vestidos; y que estén preparados para el tercer día, porque al tercer día YHVH descenderá a la vista de todo el pueblo sobre el monte Sinaí.

YHVH estipuló un tiempo de consagración de tres días para la Novia antes que ella fuera a encontrarse con su Prometido en el Monte de YHVH. Tal como en una boda, la novia se alista. Ella se cambia de ropas y se lava a sí misma antes de ponerse ropas limpias. A esto se le llama ‘Mikvah’ y es un cambio de estatus. Al tercer día aconteció un ‘sonido muy largo de bocina’ (Shoffar) y la nube cubrió la montaña. La nube que cubría se convirtió en la ‘chupah o en una cobertura bajo la cual YHVH saldría a encontrarse con Su Novia.

 Rayos y truenos siguieron al sonido fuerte del cuerno/Shoffar de carnero. El temor estremeció al pueblo cuando vieron esto. Luego YHVH pronunció Sus Diez famosas palabras al pueblo, las que luego se convirtieron tradicionalmente en los Diez Mandamientos que conocemos. En el hebreo se le llaman Aseret HaDibrot, que significan ‘Diez Estatutos’ (Exodo 20:1-17).

Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos juntos en un mismo lugar. De repente vino del cielo un ruido como el de una ráfaga de viento impetuoso que llenó toda la casa donde estaban sentados, y se les aparecieron lenguas como de fuego que, repartiéndose, se posaron sobre cada uno de ellos. Todos fueron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba habilidad para expresarse (Hechos 2:1-4).

Al igual que una boda, aquí también hubieron un ‘intercambio de palabras’ con mucho significado antes que YHVH y Su Novia entraran en una ‘Relación de Pacto’ para toda la vida. Lo que no se dijo ante el altar fue toda la otra información que se hace previamente para que una boda se fuera a realizar. Estas ‘diez palabras’ pronunciadas por YHVH a Su Pueblo en el Monte Sinaí fueron un bosquejo para el matrimonio, o una declaración de la misión familiar de lo que ‘uno haría’. El Novio estaba declarando Sus intenciones a Su novia a través de un lenguaje profético para bendecirla (ejm: causaré que no tengas otros dioses delante de Mí. Haré que ella recuerde el Shabbat y lo guarde como santo). Siguiendo al intercambio de votos en el Monte Sinaí, se dieron los ‘Diez Mandamientos’, además del completo entendimiento de lo que se llama el Pacto Mosaico (Exodo 19 al 24). Los rabinos dicen que todos estos 613 principios pueden ser hallados en el los ‘Diez Estatutos Proféticos’ dados en el Monte Sinaí. Comprender la ‘Enseñanza e Instrucción de YHVH de matrimonio y poder obedecerlos consagra a la Novia, ya que así ella entra en un camino de redención, que la lleva a la santidad, lista, sin mancha o sin arruga, a Su Novio o al día de su boda.

YO SOY YHVH TU ELOHIM

NO TENDRAS OTROS DIOSES DELANTE DE MI

NO TOMARAS EL NOMBRE DE ELOHIM EN VANO

ACUERDATE DEL DIA DEL SHABBAT/REPOSO PARA SANTIFICARLO

HONRA PADRE Y MADRE

NO MATARAS

NO COMETERAS ADULTERIO

NO ROBARAS

NO HABLARAS CONTRA TU PROJIMO FALSO TESTIMONIO.

NO CODICIARAS

Los ‘Días de Fiesta de YHVH’, los cuales son tiempos de santificación, tales como el Shabat, pertenecen al ‘cuarto mandamiento’, y es acerca de guardar u observar el Shabat. El entrometerse en negocios hace que uno demuestre un falso testimonio. Pagar los diezmos a YHVH hace que uno no caiga en robo (8vo. Mandamiento). Un mandamiento que aparentemente no tiene una razón lógica recae bajo el 1er. Mandamiento, el cual constituye creer básicamente en YHVH y obedecer Sus Mandamientos tengan o no sentido para nosotros.

YHVH dio los Diez Mandamientos el día de Shavuot/Pentecostés. Dentro de los Diez Mandamientos se encuentran TODA la TORAH. Por lo tanto, es de suma importancia poder continuar con la tradición que ha habido durante los últimos 3,300 años y que se llamó Pentecostés/Shavuot /el Dia de la Entrega de la Torah.

Moisés condujo a la ‘Novia’ en su encuentro con su ‘Prometido’en el Monte Sinaí en el Tanak, y aún el día de hoy Moisés continúa conduciendo a la Novia de Y’shua a su compromiso matrimonial en el Brit Chadasha/Nuevo Testamento. La misma Palabra, que es Y’shua, el mismo Mensaje, la misma Boda, la misma Novia, el mismo Novio!!! Un Libro, un Mensaje/Buenas Nuevas, una Novia y un Novio!

Las ‘palabras habladas’ en el Monte Sinaí son las ‘mismas palabras’ que Y’shua compartió con el Pueblo en Mateo 5. Las Bienaventuranzas señalan el Mensaje completo de los Diez Mandamientos o categorías dadas en el Monte Sinaí, pero en un nivel más profundo. Y’shua es la ‘Personificación’ misma de las ‘palabras’ dichas en el Monte Sinaí. Las palabras habladas son ‘carne’ y viven dentro de nosotros el día de hoy. Como parte del Mesías, debemos abrazar estas palabras e implementarlas en nuestras vidas para deleitarnos en el cumplimiento de lo que nuestro Novio tiene para nosotros el día de hoy, cuando nos preparamos para el día de nuestra boda que ha de venir.

Hebreos 4:1-2

Por tanto, temamos, no sea que permaneciendo aún la promesa de entrar en Su reposo (en Su Shabat/Su Santidad), alguno de vosotros parezca no haberlo alcanzado. Porque en verdad, a nosotros se nos ha anunciado las Buena Nuevas (en el Monte Sinaí), como también a ellos; pero la palabra que ellos oyeron no les aprovechó por no ir acompañada por la fe en los que oyeron.

Yeshua resumió los ‘Diez Mandamientos y toda la Torah en esta única oración “Amarás a YHVH tu Elohim/Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas (Deuteronomio 6:5)

Cuando uno de los escribas se acercó, los oyó discutir, y reconociendo que les había contestado bien, le preguntó: ¿Cuál mandamiento es el más importante de todos? Yeshua respondió: El más importante es: "ESCUCHA, ISRAEL; YHVH NUESTRO ELOHIM, YHVH UNO ES; Y AMARAS A YHVH TU ELOHIM CON TODO TU CORAZON, Y CON TODA TU ALMA, Y CON TODA TU MENTE, Y CON TODA TU FUERZA." El segundo es éste: "AMARAS A TU PROJIMO COMO A TI MISMO." No hay otro mandamiento mayor que éstos. (Marcos 12:28-31 ref. Levíticos 19:18; Zacarías 8:17; Mateo 5:43, 19:19, 22:39; Marcos 12:31; Romanos 13:9-10; Gálatas 5:14; Santiago 2:8)

Porque no os habéis acercado a un monte que se puede tocar, ni a fuego ardiente, ni a tinieblas, ni a oscuridad, ni a torbellino, ni a sonido de trompeta, ni a ruido de palabras tal, que los que oyeron rogaron que no se les hablara más; porque no podían soportar el mandato: si aún una bestia toca el monte será apedreada. Tan terrible era el espectáculo, que Moisés dijo: Estoy aterrado y temblando. Vosotros, en cambio, os habéis acercado al Monte Sion y a la Ciudad del Dios vivo, la Jerusalén celestial, y a miríadas de ángeles, a la asamblea general e iglesia de los primogénitos que están inscritos en los cielos, y a Dios, el Juez de todos, y a los espíritus de los justos hechos ya perfectos, y a Yeshua, el mediador de un nuevo pacto, y a la sangre rociada que habla mejor que la sangre de Abel.

Mirad que no rechacéis al que habla. Porque si aquéllos no escaparon cuando rechazaron al que les amonestó sobre la tierra, mucho menos escaparemos nosotros si nos apartamos de aquel que nos amonesta desde el cielo. Su voz hizo temblar entonces la tierra, pero ahora El ha prometido, diciendo: AUN UNA VEZ MAS, YO HARE TEMBLAR NO SOLO LA TIERRA, SINO TAMBIEN EL CIELO. Y esta expresión: Aún, una vez más, indica la remoción de las cosas movibles, como las cosas creadas, a fin de que permanezcan las cosas que son inconmovibles.

Por lo cual, puesto que recibimos un reino que es inconmovible, demostremos gratitud, mediante la cual ofrezcamos a Dios un servicio aceptable con temor y reverencia; porque nuestro Dios es fuego consumidor (Hebreos 12:18:2 ref. Deuteronomio 4:24).

Shabbat Shalom,
Julie Parker

Desde sus inicios en año de 2003, Sheepfold Gleanings ha sido escrito bajo el nombre de Carl y Julie Parker. Desde ahora será publicado bajo el nombre de la autora Julie Parker, con el apoyo y la cubierta continua de su esposo Carl.

Versión en Español by Rosa Maria Anders


Referencias:

The Ten Commandments: Did you know? Andy Rooney http://www.recoverytimes.com/didyouknow.htm

Reference: Blech, Rabbi Benjamin (1991) Understanding Judaism: The Basics of Deed and Creed, New Jersey: Jason Aronson Inc.

Zola Levitt: Ten Commandments: www.levitt.com/hebrew/commandments.html#c1

Email Updates