Print
18
Jan

Va'eira (Español)

Written by Julie Parker. Posted in 2011-2012.

Exodo 6:2 a 9:35
Isaías 66:1-24
Romanos 9:14-17
2 Corintios 6:14 al 7:1
Apocalipsis 16; 18:1-8

La última semana pudimos examinar que los hijos de Israel estuvieron cautivos durante un lapso de 400 años, y cómo la mano libertadora de YHVH estuvo en ese tiempo obrando a favor de Su Pueblo (Génesis 15:13-14). Moisés fue preparado como Profeta de YHVH para traer redención y liberación a Su pueblo. Con el fin de que Moisés pudiera estar completamente seguro, le confirmó Su Nombre – YHVH - y que solo El y solamente El era el Dios de Israel. El era el mismo Dios que se le apareció a Abraham, Isaac y Jacob, y quien había hecho un Pacto con ellos. YHVH escuchó el gemir de Israel, y es entonces que recordó el Pacto que había hecho con Su Pueblo elegido.

Exodo 6:6-8 – YHVH Promete Libertarlos

Por tanto, dirás a los hijos de Israel: Yo Soy YHVH, y Yo os sacaré de debajo de las tareas pesadas de Egipto, y Yo os libraré de su servidumbre, y Yo os redimiré con brazo extendido, y con juicios grandes; y Yo os tomaré por mi pueblo y Yo seré vuestro Dios; y vosotros sabréis que Yo Soy YHVH vuestro Dios (Elohim), que os sacó de debajo de las tareas pesadas de Egipto. Y Yo os meteré en la tierra por la cual alcé mi mano jurando que la daría a Abraham, a Isaac y a Jacob; y Yo os la daré por heredad. Yo Soy YHVH (Exodo 6:6-8).

Estos siete "yo os..." son una dádiva de YHVH no solamente para Moisés sino para todos nosotros el día de hoy. Esta es nuestra heredad envuelta en Su Pacto. Recordemos que no es por ‘nuestra fe’ simplemente que algo sucede, sino que es solo en SU FIDELIDAD’ hacia nosotros que obtenemos redención y el cumplimiento de todo lo que El le prometió a nuestros antepasados años atrás. Nuestra parte es creerle, lo cual significa, caminar en santidad y descansar en Su fidelidad. La Palabra de YHVH en las Escrituras arriba mencionada era un lenguaje profético hablado a los Hijos de Israel, tal como lo podemos percibir a través de los escritos del Profeta Ezequiel. La profecía dada a Ezequiel era el mismo mensaje que le fue hablado a Moisés, y era dirigido al pueblo que había roto su fe en YHVH. Nosotros, los que somos redimidos el día de hoy, hemos roto igualmente la fe con YHVH. Estamos aprendiendo ahora a caminar en nuestra redención, del mismo modo que los Israelitas lo hicieron en Exodo.

Ezequiel 36:24-31 - Profecía a los Montes de Israel

Y Yo os tomaré de las naciones, y Yo os recogeré de todas las tierras, y Yo os traeré a vuestra .Esparciré sobre vosotros agua limpia, y seréis limpiados de todas vuestras inmundicias; y de todos vuestros ídolos os limpiaré. Yo os daré corazón nuevo, y Yo pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y Yo os daré un corazón de carne. Y Yo pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y Yo haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra. Habitaréis en la tierra que di a vuestros padres, y vosotros me seréis por pueblo, y Yo seré a vosotros por Dios. Y Yo os guardaré de todas vuestras inmundicias; y llamaré al trigo, y Yo lo multiplicaré, y no os daré hambre. Yo multiplicaré asimismo el fruto de los árboles, y el fruto de los campos, para que nunca más recibáis oprobio de hambre entre las naciones. Y os acordaréis de vuestros malos caminos, y de vuestras obras que no fueron buenas; y os avergonzaréis de vosotros mismos por vuestras iniquidades y por vuestras abominaciones.

Exodo 6:9 – Respuesta de Israel

Cuando Moisés reportó al pueblo acerca de todas las cosas que YHVH haría por ellos, la gente no saltó necesariamente de alegría. Sus luchas y el profundo descontento bajo la crueldad de Faraón los había dejado casi sin esperanza en sus corazones. Ellos habían esperado por mucho tiempo las palabras de Moisés, pero por causa de las ataduras en sus propias vidas se habían ensordecido. Muchos de nosotros hemos atravesado dificultades en nuestras vidas y hemos esperado liberación de parte de YHVH. Seamos personas con corazones abiertos para percibir – ¡y recibir! - cuando nuestra redención se acerca.

Isaías 35:4-10

Decid a los de corazón tímido: Esforzaos, no temáis He aquí, vuestro Dios viene con venganza; la retribución vendrá de Dios mismo, mas El os salvará. Entonces se abrirán los ojos de los ciegos, y los oídos de los sordos se destaparán. El cojo entonces saltará como un ciervo, y la lengua del mudo gritará de júbilo, porque aguas brotarán en el desierto y arroyos en el Arabá. La tierra abrasada se convertirá en laguna, y el secadal en manantiales de aguas; en la guarida de chacales, su lugar de descanso, la hierba se convertirá en cañas y juncos. Allí habrá una calzada, un camino y será llamado Camino de Santidad, el inmundo no transitará por él, sino que será para el que ande en ese camino; los necios no vagarán por él. Allí no habrá león, ni subirá por él bestia feroz, éstos no se hallarán allí sino que por él andarán los redimidos. Volverán los rescatados de YHVH, entrarán en Sion con gritos de júbilo, con alegría eterna sobre sus cabezas. Gozo y alegría alcanzarán, y huirán la tristeza y el gemido.

Necesitamos guardar estas palabras cerca de nuestros corazones para ayudarnos a recordar que la razón por la cual fuimos hallados por YHVH en el desierto, fue en primer lugar por causa de nuestra rebeldía y la de nuestros padres a Sus Caminos. Necesitamos recordar igualmente que una vez que nosotros hacemos Teshuvah (arrepentimiento) y comenzamos a caminar hacia la redención, retornando a El, no seremos más sordos para oír ni seremos más ciegos a Sus caminos. ¡Nuestros caminos se harán estables y la experiencia del desierto no nos parecerá más dura y seca, sino que de pronto será llena de vida abundante como arroyos refrescantes de agua para nuestras almas! El desierto batallará contra la naturaleza pecaminosa de nuestras almas mientras seguimos hacia la meta de nuestra fe: la santidad. Es por eso que el camino a casa se llama: ‘Camino de santidad’ en Isaías 35 y 40, una ‘camino’ que empieza en el Monte Sinaí cuando los ‘Diez Mandamientos’ fueron recibidos a través de Moisés (el cual vendrá luego en nuestros estudios). Decimos esto con el fin de ayudar a aquellos que realmente sienten que se encuentran solos en este camino. Son muchos, no solo unos cuantos, los que salen del desierto y pueden ver este ‘camino de Santidad’ en Yeshua.

Exodo 6:13-25 Genealogía de Moisés y Aaron

La Escritura hace un paréntesis en la historia para narrar el linaje de Moisés y de Aaron. Como tercer hijo de Jacob, Leví, tuvo tres hijos Gersón, Coat y Merari. (v16). Moisés y Aaron fueron de la familia de Coat (v.20) Coat tuvo cuatro hijos, Amram, Izar, Hebrón y Uziel (v.18) Amram se casó con una Levita, Jocabed y tuvo tres hijos: Miriam, Aaron y Moisés. Aaron tuvo cuatro hijos: Nadab, Abihu, Eleazar e Itamar. Moisés tuvo dos hijos: Gersón y Eleazar. Todas estas familias fueron llamadas ‘Levitas’. La línea sacerdotal siguió a la familia de ‘Coat’ con Aarón y sus hijos primogénitos, convirtiéndose en Sumos Sacerdotes para las tareas del Tabernáculo. Eleazar, hijo de Aaron fue el Sumo Sacerdote después de el, y luego el hijo de Eleazar, Finess después de él.

Cuando la Escritura menciona a los Levitas y Sacerdotes, entender sus funciones y su árbol genealógico, nos ayuda a profundizar más en la Palabra de YHVH. Cada familia Levita tenía una función en el Tabernáculo, pero ‘solo’ una familia que era la de ‘Coat’ tenía a su cargo las tareas sacerdotales y el Mobiliario en el Tabernáculo. Ninguna otra familia levita tenia esta tarea. Los Coatitas ministraban a YHVH juntamente con los Levitas (Gersonitas y Meraritas) ministrando a las personas en la Corte Externa del Tabernáculo).

 La comprensión del sacerdocio hoy en día, incluyendo su actitud y comportamiento son importantes para nosotros, tal como la Escritura lo refiere para aquellos que son redimidos y caminan en Yeshua como un Real Sacerdocio y una nación santa….siendo testigos de Yeshua y ministrando en las naciones/ los pueblos (1 de Pedro 2:9). Esta Escritura habla acerca del sacerdocio en Exodo 6, y fue el principio de este modelo. YHVH desarrolló la función del Tabernáculo para Su pueblo, revelando la sombra del Mesías y el camino de santidad. Este modelo es el caminar de los creyentes en Yeshua, el Mesías. (Ezequiel 43:10-12).

Es igualmente interesante poder ver que después de 400 años de opresión, los Israelitas aún continuaban estando en sus divisiones por tribus. Cuando YHVH hizo el llamado a la Tribu de Leví, su heredad estaba aún intacta, mostrando así la Fidelidad de YHVH hacia Su Pueblo de llevarlos de retorno a casa. Esto fue real en sus días, y lo será igualmente cierto en nuestros días, puesto que esta historia del Exodo es profética, y habla así mismo del tiempo del retorno del Mesías y de reunificar a Su Pueblo.

Exodo no es solamente una historia de los tiempos antiguos, sino es una visión profética para nosotros hoy en día. El Libro de Apocalipsis es un reflejo del Libro de Exodo. Cuando el Apóstol Juan estuvo en la Isla de Patmos, el vio el Libro de Exodo en forma de imagen profética y escribió lo que él vio. El Libro se llamó La Revelación de Yeshua Ha Mashiach/ el Mesías. Las plagas que Juan vio y las registró fueron plagas casi idénticas a las plagas que habla el Libro de Exodo)

El Libro del éxodo es para el día de hoy, ya que contiene las revelaciones para el mañana. La manera como prepararnos para el retorno de Yeshua, está en el Libro del Exodo. Egipto es un tipo de "sistema mundial". YHVH dijo, “sacad a los hijos de Israel de la tierra de Egipto según sus divisiones." Moisés fue quien condujo a los hijos de Israel fuera del cautiverio, y en estos últimos tiempos, el pueblo que comprende a Moisés, serán aquellos los que retornarán a Yeshua y al Jardín en el milenio. Moisés es nuestro futuro, porque Yeshua le dio a Moisés en el desierto las palabras de la Torah Viviente. Si seguimos esas palabras, también regresaremos a la tierra. Debemos retornar para poder seguir adelante.

En Juan 5:46-47 Yeshua dijo: “Porque si creyerais a Moisés, me creeríais a Mí, porque de Mí escribió él. Pero si no creéis sus escritos, ¿cómo creeréis Mis Palabras?”

Apocalipsis 21:12, nos dice que las doce puertas en la Nueva Jerusalén, tienen escritas los nombres de las ‘Doce Tribus’ en ellas. ¿Es acaso que esta Escritura nos está tratando de decir que después de todas esas generaciones, donde muchas tribus las cuales se han convertido en un pueblo que no se puede identificar, al final emergerán ellas intactas, agrupadas en tribus, como las Doce Tribus de Israel? El Rabino Sha’ul (Pablo) en la Brit-Chadasha/Nuevo Testamento dice en Hechos 26:7, después de 30 años de la muerte de Yeshua, “esta es la promesa cuyo cumplimiento esperan que han de alcanzar nuestras doce tribus, sirviendo constantemente a YHVH de día y de noche.”

Seamos gente que tiene la esperanza y el deseo del Rabbi Sha’ul (Pablo) de pararse en las promesas que YHVH hizo tiempo atrás, acerca del retorno de las ‘Doce Tribus’ a casa! Este es el tiempo! “Sacad a los hijos de Israel de la tierra de Egipto por sus ejércitos (divisiones)” (Exodo 6:26). YHVH nos ha de sacar fuera de Egipto, por nuestros ejércitos, a través de las enseñanzas de Moisés, a todas las doce tribus de Israel!!!! El habló y El lo hará! (Gálatas 3:7, 29).

Exodo 7:6-19 Moisés Apareciéndose Delante de Faraón

Moisés a la edad de ochenta años y Aaron a la de ochenta y tres comenzaron su ministerio de servicio a YHVH. YHVH les ordenó presentarse delante del Faraón y llevar a cabo un milagro. Aaron echó su vara delante de Faraón y se convirtió en una culebra. Los magos del Faraón fueron capaces de duplicar esta señal y el corazón del Rey de Egipto se endureció. El no dejó ir a los Israelitas al desierto a ofrecerle sacrificio (adoración) a YHVH.

Las plagas aparecieron tres veces en tres etapas, quedándose la última plaga sola. Siguiendo el Plan de YHVH, estas plagas fueron una advertencia al pueblo, atacando sus casas y alrededores, vestimenta y carne (Levíticos 13-14). YHVH estaba mostrando cuan detestable eran los caminos de los egipcios, revelando así mismo que existía corrupción en sus corazones. Nota: YHVH usa esta ilustración de Egipto y las plagas a través de la historia del Pueblo Israelita y en el futuro, a aquellos que se alejan de Su Palabra y se van detrás de otros dioses. (Referencias: Deuteronomio 7:15, 28:60, Amos 4:10, Mateo 24:6-7 y Apocalipsis 16)

Exodo 7:14-24 – La Primera Plaga – La Sangre

Este endurecimiento del corazón de Faraón puso en movimiento una cadena de eventos, que mostraría la liberación y el poder de YHVH, y traería redención, que era lo que El le había prometido al Pueblo Israelita. Con esto, YHVH expuso los falsos dioses de Egipto y dio a conocer Su Nombre (Su Carácter) y Su gloria entre las naciones!

En las primeras series de plagas, YHVH envió a Moisés temprano por la mañana a esperar a orillas del Nilo a Faraón para que le advierta lo que YHVH planeaba hacer.

Así lo hicieron Moisés y Aarón, tal como el YHVH les había ordenado. Y alzó Aarón la vara y golpeó las aguas que había en el Nilo ante los ojos de Faraón y de sus siervos, y todas las aguas que había en el Nilo se convirtieron en ‘sangre’. Y los peces que había en el Nilo murieron y el río se corrompió, de manera que los egipcios no podían beber agua del Nilo. Y había sangre por toda la tierra de Egipto (Exodo 7: 20-21).

Esta primera plaga atacó a ‘Hapi’, el padre de los dioses. El era el dios del Nilo, el cual proveía de agua a todo Egipto para la preservación de la vida. El era el responsable de proveer de agua a los prados y traer el rocío. Más importante aún, el traía la inundación fértil al Nilo y como dios de la fertilidad estaba asociado con Osiris.

El Nilo estaba considerado como la conexión de esta vida con la próxima, y era considerada la sangre de Osiris. Los sacerdotes de Egipto abominaban la sangre, a pesar que ellos se divertían cruelmente con la sangre de los israelitas cautivos, cuyos niños eran ahogados en el Nilo. Los egipcios adoraban el río, pero cuando sus aguas se convirtieron en sangre, ellos se disgustaron y la detestaron. Esta plaga trajo confusión y vergüenza a su gran dios Hapi, quien había sido difamado. Otras deidades estaban también conectadas con el Nilo, tales como ‘Amon’ y ‘Khnum’, quienes eran guardines del Nilo.

Los magos fueron capaces de duplicar esta plaga, aunque el Faraón no se impresionó por aquello.

El Nilo sostenía la misma vida de Egipto y controlaba su economía. ¿Qué es lo que sucede cuando las personas de un país ponen su esperanza en la economía? Muchos no se dan cuenta que el dinero se convierte en un dios para ellos hasta que se ha ido. ¿Qué pasaría si nos quedáramos una semana sin dinero, o que sucediera un desastre natural y se cortara el sustento de nuestra vida? La vida sin comida, sin agua, sin techo es traumática. ¿Podemos imaginarnos la pérdida de vidas si la economía de USA cayera como el Nilo? ¿O que sería atravesar por un desastre natural como un Sunami o un huracán?. La pérdida no solamente afectaría de manera personal sino a nivel nacional y mundial, ya que muchas naciones dependen de la economía de otras naciones para subsistir. ¿Donde estamos poniendo nuestra fe?

Exodo 8:1-15- La Segunda Plaga – Ranas

Después de esperar los siete días de purificación, YHVH envió a Moisés nuevamente donde Faraón, diciendo: "Deja ir a mi Pueblo para que me sirva (adore)." Cuando el rehusó, Dios le ordenó a Aaron que "levantase su vara sobre los ríos, arroyos y estanques, para que haga subir ranas sobre la tierra de Egipto." Los hechiceros fueron capaces de duplicar las ranas. Las ranas se quedaron donde se habían muerto, en el Nilo, en las casas, en los campos y en los cortijos. Y se juntaron en montones, y apestaba la tierra. Este dios de la fertilidad había traído una muerte constante en todo el reino.

El ataque de las ranas fue un ataque sobre Heka (Heqt), diosa de las ranas, esposa de Khnum, quien era la deidad de la tierra. Heka era también la diosa de la resurrección y del poder pro-creativo. Las ranas eran consagradas a Osiris y eran símbolos de inspiración. Las ranas eran sumamente sagradas para los egipcios. Si alguien mataba a una rana aún sin intención, el pecado era castigado con la muerte.
Los magos del Faraón no pudieron hacer desaparecer las ranas. Faraón mismo tuvo que reconocer que el Dios de los Israelitas había traído la plaga de las ranas y que sería el Dios de Israel quien lo removería de Egipto. Luego que la tierra fue limpiada, el corazón de Faraón se endureció aún más.

Exodo 8:16-19 Tercera Plaga – Piojos

Sin advertencia alguna a Faraón, YHVH hizo que Aaron golpeara el polvo de la tierra con su vara. El polvo se convirtió en ‘piojos’ a través de la tierra de Egipto. Los hechiceros no pudieron repetir esto, y dijeron “Este es el dedo de YHVH” (v.18).

La plaga de ‘piojos’ fue un ataque a ‘Geb’, el gran cacareador, chismoso, que era el dios de la tierra y de la vegetación. Estaba representado mediante un ganso que se dice había dejado un huevo incubado por el sol. El trono real de Egipto era conocido como el ‘trono de Geb’. El era el padre de Osiris y esposo de Nut.

Los sacerdotes egipcios se afeitaban la cabeza para prevenir tener ‘piojos’, que si se les encontraban, serían vueltos inmundos. La plaga de los ‘piojos’ paró todo ritual sacerdotal.

Exodo 8:20-32 – La Cuarta Plaga – Las Moscas

En la segunda serie de las plagas, YHVH le dijo a Moisés y a Aarón que se levantaran de mañana, que confrontaran al Faraón, que fueran al río y le dijeran: “Dejad ir a mi Pueblo para que me adore.” Moisés advirtió al Faraón que si no los dejaba ir les haría pasar por una ‘plaga de moscas’ sobre Egipto, mas no en Gosén, tierra donde vivía el Pueblo de YHVH. Aquí YHVH hizo una ‘distinción notable entre lo santo y lo profano, entre lo limpio y lo impuro’. La separación fue, entre lo que era Egipto (el mundo) con toda su idolatría y lo que era santo para YHVH.

Seamos pues un pueblo que no alberga otros dioses o tiene idolatría en nuestros corazones delante de YHVH. Aprendamos lo que es idolatría en el mundo y que puede causar que nuestros corazones anhelen otros dioses. Los espíritus de adicción juntamente con los deseos de la carne pueden incentivar el deseo desmedido por el dinero, manteniendo las apariencias (de comida, ropa, casas, autos, vacaciones, etc.). Ya que son espíritus no deseados, estos pueden causar que las personas sientan la necesidad de tener la aprobación del hombre y ser como los otros. Albergar espíritu de celos y espíritu de temor da como resultado argumentos, chismes, pensamientos sobre otras personas, que causan batallas dentro de nosotros mismos y representan ídolos en nuestros corazones, que son como adulterar delante de YHVH. Nuestro pecado viene de adentro (Santiago 4). La cura para esto es separarnos de aquello que nos mantiene alejados de YHVH, y someternos a El para que circuncide nuestros corazones.

En Génesis 4:7, YHVH dice: “Si bien hicieres, ¿No será acepto? pero si no hicieres bien, el pecado está a la puerta, con todo esto, a ti será su deseo, y tú te enseñorearás de él.”

Toda la Creación obedece a YHVH. El sol, la luna y las estrellas permanecen en sus órbitas, el océano no cruza sus límites, las estaciones cambian y las aves emigran – en obediencia a lo que YHVH ha ordenado. Solo al hombre, el cual fue hecho a imagen y semejanza de YHVH se le ha dado el elegir obedecer o no obedecer a Dios.

El corazón del Faraón no cambió y las ‘moscas’ vinieron en enjambres sobre toda las personas llenado sus casas. Faraón les respondió, diciendo que los Israelitas podían ofrecer sacrificio a YHVH, pero debían permanecer en la tierra del Faraón. Moisés respondió que el sacrificio de los hebreos sería detestable para los egipcios. YHVH requería un becerro, uno de los dioses más sagrados para los egipcios. Si los israelitas hacían esto en su tierra, los egipcios los podían apedrear.

Las plaga de las moscas fue un ataque hacia ‘Khepfi’, quien era el ‘dios de los insectos’. Incluido en la misma plaga estaban los escarabajos, que eran un emblema de Re (Ra), el dios sol. “Su dios sol se convertía entonces en detestable para ellos. Con el fin de parar la plaga de moscas, Faraón nuevamente requirió al Dios de Moisés. Las moscas se fueron pero el corazón de Faraón no los dejó ir.

Exodo 9:1-7 – La Quinta Plaga – El Ganado

Nuevamente, YHVH advirtió a Faraón las consecuencias de no responder a lo ordenado de: “Dejad ir a mi Pueblo para que me adoren.”. Una plaga terrible cayó sobre el ‘ganado’ egipcio en el campo. Todos los animales domésticos de faena, tales como caballos, asnos y camellos, y los animales de pastizales como bueyes, ovejas y cabras murieron.

La quinta plaga cayó sobre ‘Apis’, quien era el ‘dios buey’. Su contraparte era Hathor, la deidad ‘vaca’. Los egipcios tenían muchas bestias como ídolos en su pueblo. El león, el lobo, perro, gato, mono, y cabras eran animales muy sagrados para ellos, pero en especial el buey, y en especial el carnero (Khnum). Creían que el alma de su dios Osiris residía en el cuerpo del buey Apis. La plaga que golpeó al ganado de los egipcios fue un tipo de ‘antrax’, producido por las moscas.

Faraón envió a sus hombres a investigar y le dijeron que ningún animal que pertenecía a los hebreos había sido afectado por esta terrible plaga ( v.7). Esto endureció aún más el corazón del Faraón.

Exodo 9:8-12 – La Sexta Plaga – Las Ulceras

Sin advertencia alguna al Faraón, YHVH les dijo a Moisés y Aarón que tomaran puñados de ceniza de un horno y la esparcieran delante de la presencia de Faraón. Esta se convertiría en polvo fino sobre toda la tierra de Egipto, y produciría sarpullido con ‘úlceras’ en los hombres y en las bestias, por toda la tierra.

Esta plaga fue un ataque sobreThoth(Imhotep), quién era el dios de la medicina, la inteligencia y la sabiduría. Los egipcios tenían varias deidades médicas, a las cuales le sacrificaban seres humanos en ocasiones especiales. Ellos los quemaban vivos en un altar elevado, y sus cenizas eran esparcidas en el aire, que con cada partícula de ceniza caía una bendición especial sobre las personas.

Moisés tomó las cenizas del horno y las esparció en el aire”. Las cenizas fueron esparcidas por el viento, descendiendo sobre los sacerdotes, sobre las personas y las bestias produciendo ‘úlceras’, lo cual avergonzó al dios de Thoth. “Ni los hechiceros pudieron estar delante de Moisés a causa del sarpullido”. Las ‘úlceras’ son también llamadas ‘anthrax de la piel’, un absceso negro que acababa en una pústula. Esto pude ser causado por impurezas en la sangre a través de un espíritu de enfermedad o de un corazón lleno de amargura.

Exodo 9:13-35 – La Séptima Plaga – El Granizo

Esta fue la última del grupo de plagas contra Faraón. Dios le ordenó nuevamente a Moisés que se levantara temprano en la mañana para confrontar a Faraón, y le dijo: “Esto es lo que YHVH el Dios de los Hebreos dice, “Deja ir a mi pueblo”…. Sino, yo enviaré todas mis plagas a tu corazón, sobre tus siervos y sobre tu pueblo, para que entiendas que no hay otro como yo en toda la tierra. Y a la verdad y te he puesto para mostrar en ti mi poder, y para que Mi Nombre sea anunciado en toda la tierra. Todavía te ensoberbeces contra mi pueblo, para no dejarlos ir? He aquí que mañana...” y con esto YHVH le dio una advertencia a Faraón, que la gente y los animales no se quedaran afuera en el campo mientras duraba la tormenta, de lo contrario morirían.

Esto fue un ataque a ‘Nut’, quien era la ‘deidad de los cielos’, y era la madre de ‘Osiris.El granizo’ era originado en los cielos. Este era el tiempo de cosecha en Egipto y tiempo de abundancia. Al igual que a su esposo Geb, mencionada en la tercera plaga, YHVH atacó y destruyó las cosechas en Egipto. Esto fue un ataque sobre Isis, deidad de la vida y sobre Seth, el protector de las cosechas.

Algunos obedecieron la advertencia, pero aquellos que se quedaron en el campo murieron. En el momento que Moisés extendió su vara hacia el cielo, YHVH envió truenos, granizo y relámpagos a la tierra. Una tormenta terrible de granizo cayó y destruyó los campos, los hombres y los animales, y arruinó las cosechas que crecían (el lino y la cebada), arrancando además cada árbol. Solamente en la tierra de Gosén no cayó el granizo (v. 26).

Esta plaga se originó en el cielo, el reino de Nut,la deidad del cielo. El tiempo de esta plaga debió haber sido en el mes de Tebet/enero, basado en la destrucción del lino y la cebada.

Faraón reunió a Moisés y Aaron y les dijo: “He pecado esta vez, YHVH es justo y yo y mi pueblo impíos. Orad a YHVH para que cesen los truenos de Dios y el granizo, …….ya tenemos suficiente”. “Moisés salió de la ciudad, un lugar inmundo para poder orar (v.29), ya que ellos sabían que la tierra era de YHVH. Esto no detuvo a Faraón de pecar y de endurecer de nuevo su corazón.

Continuará...

El Exodo de los Israelitas es una parábola viviente para nosotros el día de hoy. Estas fueron diseñadas para llevar al Pueblo del Pacto de regreso a YHVH. Fue una manera que el pueblo aprendiera a ser un pueblo apartado de otros pueblos y pudieran distinguir la diferencia entre lo ‘limpio y lo impuro’, entre lo ‘santo y lo profano’, y la importancia de guardar Sus Shabbats, y Sus días festivos. Las plagas fueron un sistema de advertencia establecido para ayudarnos y libertarnos.

Si no cuidas de poner en práctica todas las palabras de esta ley que están escritas en este libro, temiendo este Nombre glorioso y temible, YHVH tu Dios, entonces YHVH hará horribles tus plagas y las plagas de tus descendientes, plagas severas y duraderas, y enfermedades perniciosas y crónicas. Y traerá de nuevo sobre ti todas las enfermedades de Egipto de las cuales tenías temor, y no te dejarán (Deuteronomio 28:58-60).

YHVH es tan fiel a las bendiciones como lo es a las maldiciones. El es ‘fiel’ a Su Palabra.

Al cielo y a la tierra pongo hoy como testigos contra vosotros de que he puesto ante ti la vida y la muerte, la bendición y la maldición. Escoge, pues, la vida para que vivas, tú y tu descendencia, amando al YHVH tu Dios, escuchando su voz y allegándote a El; porque eso es tu vida y la largura de tus días, para que habites en la tierra que el YHVH juró dar a tus padres Abraham, Isaac y Jacob (Deuteronomio 30:19-20).

¿Tenemos miedo a la venida del Señor, comúnmente llamado final de los tiempos? Hay muchos que enseñan a temer las cosas que suceden en los últimos tiempos, pero actúan correctamente para poder enseñarlo de esta manera?. En el Libro de Apocalipsis o Libro de la Revelación de Yeshua, se mencionan muchas plagas. Pero Pedro dice que tenemos que mirar la venida de YHVH y no tener miedo. El miedo no viene de YHVH y no es uno de Sus atributos. Si estamos caminando en los caminos de justicia de YHVH, a qué tenemos que temer? ¿Y qué significan Sus caminos justos? Ser obedientes a YHVH, obedeciendo Su Palabra y caminando en Su Fidelidad trae consigo las bendiciones sobre nuestras vidas. Al hacerlo aprendemos igualmente a caminar por causa de Su Fidelidad. Tener FE es caminar en Sus Caminos, en Sus Enseñanzas y en Sus Instrucciones. Fe significa poner una estaca para asegurar una estructura, tal como el Tabernáculo, el diseño de YHVH, de cómo vivir en El.

La Torah no es ‘ley’ en el entendimiento griego/occidental del mundo. La Torah, es liberación. Son los ‘principios de VIDA’ escritos, mediante el cual YHVH nos enseña Sus caminos. El temor viene de seguir el sistema del hombre, y es la semilla de Faraón o el ‘Arbol del Conocimiento del bien y del mal’. Nosotros como creyentes tenemos la simiente del ‘Arbol de la Vida’, que es Yeshua en nosotros. Nosotros somos simiente del Espíritu de YHVH no de simiente humana. Necesitamos caminar en Su entendimiento y no caminar en la simiente del Faraón. Tengamos mucho cuidado de las falsas enseñanzas y de los falsos profetas. Un profeta verdadero en los últimos tiempos enseñará al pueblo la diferencia entre lo limpio y lo impuro, lo santo y lo profano y acerca de las Fiestas/Moadim de YHVH. “Enseñarán a mi pueblo a discernir entre lo sagrado y lo profano, y harán que ellos sepan distinguir entre lo inmundo y lo limpio”. “En un pleito actuarán como jueces; lo decidirán conforme a Mis ordenanzas. También guardarán mis leyes y mis estatutos (mi Torah) en todas mis fiestas señaladas, y santificarán Mis días de reposo.”. (Deuteronomio 28, Ezequiel 44:23-24)

2 de Corintios 6:14 al 7:1 – El Rabbi Sha’ul (Saulo)

Pablo, quien nos exhorta a elegir entre los limpio y lo impuro, lo santo y lo profano, dijo: "No estéis unidos en yugo desigual con los incrédulos, pues ¿qué asociación tienen la justicia y la iniquidad? ¿O qué comunión la luz con las tinieblas? ¿O qué armonía tiene Y’shua con Baal? ¿O qué tiene en común un creyente con un incrédulo? ¿O qué acuerdo tiene el templo de Dios con los ídolos? Porque nosotros somos el templo del Dios vivo, como Dios dijo: HABITARE EN ELLOS, Y ANDARE ENTRE ELLOS; Y SERE SU DIOS, Y ELLOS SERAN MI PUEBLO.” (Pablo cita Levíticos 26:12; Jeremías 32:38; Ezequiel 37:27). “Por tanto, SALID DE EN MEDIO DE ELLOS Y APARTAOS, dice YHVH; Y NO TOQUEIS LO INMUNDO, y yo os recibiré” (Pablo anota Isaías 52:11, Ezequiel 20:34, 41), “Y yo seré para vosotros padre, y vosotros seréis para mí hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso.” (Pablo antota: 2 de Samuel 7:14), “Por tanto, amados, teniendo estas promesas, limpiémonos de toda inmundicia de la carne y del espíritu (alma), perfeccionando la santidad en el temor de Dios”.

El Apóstol Pedro dice: “Pero el día de YHVH vendrá como ladrón, en el cual los cielos pasarán con gran estruendo, y los elementos serán destruidos con fuego intenso, y la tierra y las obras que hay en ella serán quemadas. Puesto que todas estas cosas han de ser destruidas de esta manera, ¡qué clase de personas no debéis ser vosotros en santa conducta y en piedad, esperando y apresurando la venida del día de Dios, en el cual los cielos serán destruidos por fuego y los elementos se fundirán con intenso calor! Pero, según su promesa, nosotros esperamos nuevos cielos y nueva tierra, en los cuales mora la justicia. Por tanto, amados, puesto que aguardáis estas cosas, procurad con diligencia ser hallados por El en paz, sin mancha e irreprensibles” (2 de Pedro 3:10-14).

Este final de los tiempos habla de liberación no de destrucción, de la misma manera como Moisés fue puesto sobre/encima de las ‘aguas de tribulación’, no en las ‘aguas de la tribulación’. En medio de la destrucción de nuestra tierra, habrá liberación de la naturaleza pecaminosa para aquellos que reconocen las señales y los tiempos de YHVH. YHVH no va a destruir a Su Novia, sino que ha prometido protegerla y tener cuidado hasta Su venida por ella.

Isaías 66

El cielo es mi trono y la tierra el estrado de mis pies.¿Dónde, pues, está la casa que podríais edificarme?¿Dónde está el lugar de mi reposo. Todo esto lo hizo Mi mano, y así todas estas cosas llegaron a ser, declara YHVH. Pero a éste miraré: al que es humilde y contrito de espíritu, y que tiembla ante Mi Palabra.”…”….. (aquellos que se santifícan y purifican a sí mismos, yendo a los jardines y siguiendo mandamiento de hombres, que comen carne de cerdo y cosas detestables) Como ellos han escogido sus propios caminos, y su alma se deleita en sus abominaciones, declara YHVH.

Algunos pueden desear los caminos de justicia que honran a YHVH, pero pueden estar caminando, viviendo y comiendo de modo que afrentan Su Templo (en nosotros), el lugar en el cual El decidió habitar. Que podamos seguir las Palabras de YHVH. “Y sucederá que de luna nueva en luna nueva y de día de reposo en día de reposo, todo mortal vendrá a postrarse delante de mí--dice YHVH.” (Isaías 66:23).

Shabbat Shalom,
Julie Parker

Desde sus inicios en año de 2003, Sheepfold Gleanings ha sido escrito bajo el nombre de Carl y Julie Parker. Desde ahora será publicado bajo el nombre de la autora Julie Parker, con el apoyo y la cubierta continua de su esposo Carl.

Versión en Español by Rosa Maria Anders

Referencias:

Plagues notes: Internet source http://biblia.com/disasters/plagues.htm

A More Excellent Way by Henry W.Wright www.beinhealth.com

Wildbranch Ministry: Brad Scott www.wildbranch.org

Email Updates